Las últimas palabras  

Posted by El Vengador Tóxico in

El Coronel Rothler señala al oficial de la marina que hay sentado a la mesa.

- La Guardia Costera nos ha facilitado la ayuda del Capitán de fragata Hearst.

Hearst parece un oficial de la cabeza a los pies. Su uniforme azul resplandeciente con adornos dorados contrasta con el monótono verde oliva de los oficiales de infantería. Tiene una ancha mandíbula y parece inteligente.

- El Capitán Hearst dirigirá tres barcos cuya misión será patrullar el litoral de Innsmouth. Algunos de los delincuentes podrían intentar huir en bote. Es responsabilidad del Capitán Hearst que no lo logren.

El Capitán de fragata Harrow, de la Marina de Guerra, también debería estar presente en esta reunión. Por desgracia, el Capitán se vio retrasado por una operación submarina de rescate frente a la costa del norte. Se espera que su submarino, el S-19, llegue a puerto durante la siguiente hora. Allí le estará esperando un sobre cerrado con sus órdenes.

El Coronel se dispone a dar por concluido su informe.

- Algo más: Para identificarnos ante patrullas amigas y evitar confusiones desagradables, usaremos una contraseña: Sansón. No olviden identificarse mediante esa contraseña si se tropiezan con una patrulla.

Wingate Peasly no puede evitar sentirse inquieto. Se siente como un ratón de laboratorio metido a la fuerza en un peligroso laberinto en busca de un objetivo que sólo parece beneficiar a sus captores. Wingate se pregunta cuantos días faltarán para la redada, y qué posibilidades de escurrir el bulto tienen él y sus amigos.

- ¿Cuándo está prevista la redada, Coronel?

Rothler fija su penetrante mirada en Wingate mientras se atusa su frondoso mostacho. Wingate siente un escalofrío cuando el Coronel sentencia:

- Dentro de dos horas, señor Peasly.

This entry was posted on jueves, 17 de abril de 2008 at 20:38 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comentarios (¡Comenta, maldito!)

Publicar un comentario