Diario de Campaña, Sesión 3, Nueva York  

Posted by El Vengador Tóxico in

Las Máscaras de Nyarlathotep

20 de enero de 1925, martes (continuación).

Tras abandonar los muelles, nuestros intrépidos investigadores se reúnen con Samuel en una cafetería. Deciden acudir a Próspero Press. Quizá el editor de Jackson Elias pueda ayudarles...

Jonás Kensington se muestra amable y apenado por la muerte de Elias. Les explica que el escritor envío algunas notas desde Nairobi y Londres, adelantando algunas investigaciones sobre la expedición Carlyle. El grupo dedica la mañana a estudiar las notas. Las correspondientes a Nairobi ofrecen mucha información sobre la expedición. Explican que el terreno de la masacre es un lugar yermo que las tribus de la región evitan afirmando que la zona está maldita por el Dios del Viento Negro.

También se incluye una entrevista a un nativo que afirma que una secta conocida como la Lengua Sangrienta es la responsable de la masacre, y que dicha secta vive en la Montaña del Viento Negro, donde está la suma sacerdotisa, quien es parte de la misma montaña. Elias aporta rumores sobre grandes criaturas aladas descendiendo de la montaña para raptar a personas que serán sacrificadas a un dios desconocido. Se insiste, por otro lado, en la importancia de investigar el Cairo. Elias opina que allí está el motivo de que la expedición se desviara a Kenia.

Otro grupo de notas muestra una entrevista a un teniente que participó en la búsqueda de la expedición. El militar afirma que los cuerpos aparecieron despedazados, pero incorruptos... ¡y que entre ellos no había ninguna persona de raza blanca!

Por último, Elias descubre una pista que puede indicar que Jack Brady estaba, sano y salvo, en Hong Kong, en marzo de 1923.

Los investigadores estudian también las delirantes notas escritas por Elias en Londres. Su carácter es fragmentario y paranoico. Apenas pueden extraer de ellas un puñado de inquietantes frases.

Esa misma tarde, el grupo acude a la Casa del Ju-Ju. Una entrevista con su propietario, un anciano africano llamado Silas N’Kwane, no revela nada. Samuel se pregunta que abrirá la llave que pende del cuello del africano.

Al anochecer, Sarah-Jane y Samuel acuden a la finca de Westchester, y logran entrevistarse con Erica Carlyle, quien les habla de la expedición, de la obsesiva relación de su hermano con una “negrata” y de lo perturbado que se hallaba Roger en las últimas semanas antes de partir. La mujer negra y unos extraños libros influyeron terriblemente en el carácter de su hermano. Erica pensó que la expedición sería un alivio para la mente de Roger. Después, la joven empresaria permite a los investigadores que curioseen en su biblioteca (la popularidad y el buen nombre de Sarah-Jane y Samuel lo hacen posible), y los dos amigos no tardan en descubrir una pequeña caja fuerte oculta tras una estantería.


21 de enero de 1925, miércoles.

Tras unas breves pesquisas, logran localizar la dirección del apartamento del psicólogo de la expedición, el doctor Robert Huston. El apartamento está en venta, y conciertan una cita para visitarlo. Mientras Samuel coquetea con el agente inmobiliario que les está mostrando el piso, los demás se introducen en la abandonada consulta del psicoanalista. William fuerza con gran pericia los archivos cerrados y hurta los informes sobre Erica y Roger Carlyle.

Poco después leen los informes en la tranquilidad y comodidad del domicilio de Sarah-Jane. El doctor juzga a Erica como una mujer equilibrada y segura de si misma. No puede decirse lo mismo de Roger, quien está aquejado de extraños sueños en los que se siente llamado por un extraño hombre macilento que porta grabada en su frente una cruz ansada cabeza abajo. Huston habla también de una mujer conocida como M’Weru, Anastasia y Sacerdotisa, con la cual Carlyle parece obsesionado. Por último, el doctor insinúa que si no parte con Carlyle, este amenaza con “contar todo lo que sabe”.

Es medio día. Nuevas preguntas inquietan a los sagaces y valientes investigadores. ¿Qué ocurrió realmente en Nairobi con la expedición Carlyle? ¿Oculta algo Silas N’Kwane en su polvorienta tienda? Las inquietantes notas londinenses de Elias mencionaban ciertos libros en la caja fuerte de los Carlyle. ¿Estarán esos misteriosos libros en la caja descubierta en la biblioteca de Erica? ¿Sigue Jack Brady con vida? ¿Quién es la mujer negra que tanto obsesionó a Roger Carlyle?

Mientras el sol se esfuerza en vano por fundir la nieve que cubre la ciudad de Nueva York, nuestros amigos vuelven a las calles dispuestos a resolver estos oscuros enigmas.

This entry was posted on sábado, 20 de enero de 2007 at 12:52 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comentarios (¡Comenta, maldito!)

Publicar un comentario