En el Despacho de Drew  

Posted by El Vengador Tóxico in

La Caida de Innsmouth

La Sta. Jameson les conduce por el complejo de oficinas. Al pasar cerca de una puerta abierta, los investigadores logran entrever a un grupo de hombres sentados a una larga mesa. Algunos de ellos lucen uniforme militar. El aire está invadido por el humo de los puros.

Continúan andando por el corredor dejando atrás la abarrotada sala de reuniones, y finalmente la Sta. Jameson les lleva hasta una oficina y se retira cerrando la puerta tras de si. Apenas unos instantes después, la puerta se abre de nuevo y entran tres hombres. El primero es un viejo conocido con su amplio rostro sonriente. Se trata de Lucas Mackey, el hombre que, sólo unas semanas antes, les encontró en las marismas de Innsmouth cuando huían desesperadamente de una muerte segura en manos de los degenerados habitantes del infecto pueblucho. Mackey apareció con su coche, y les sacó de allí tan rápido que las ruedas de su Dodge proyectaban barro en todas direcciones...

Ahora, Mackey estrecha las manos de los investigadores con entusiasmo, mientras les presenta a sus dos acompañantes.

- Ya conocen al agente Ryan –dice señalando al hombre que se presentó en sus casas pocos días antes. Ryan saluda con un lento asentimiento de cabeza.

- Y este es el agente Drew.

El porte de Drew no deja lugar a dudas: él es el que manda en esta sala. Sus ojos son penetrantes, y su sonrisa de labios finos poco convincente. Drew les ofrece asiento frente a su amplio escritorio, y él mismo se sienta tras este. Mackey, sonriente, se sienta en el pico de la mesa, mientras Ryan, impasible, se queda en pie junto a la puerta de salida, observando las espaldas de los investigadores, que se han sentado en cuatro sillas casi pegadas unas a otras.

Drew les habla, paseando su fría mirada de uno a otro investigador. Su voz es tan gélida como un iceberg.

- Señoritas, caballeros... Sé que sienten curiosidad acerca de la razón por la que se les ha pedido que vengan. El gobierno necesita su ayuda en un asunto de enorme importancia. Ustedes están familiarizados con la ciudad de Innsmouth, y creo que no necesitarán que les explique que su gobierno se ha visto implicado en el asunto.

Drew hace una pausa, observando las reacciones de su audiencia.

- Una larga investigación llevada a cabo por este Departamento ha revelado la necesidad de tomar medidas rápidas y seguras contra las actividades criminales generalizadas en esa ciudad. Se han violado numerosas leyes federales e interestatales, e incluso ha habido conspiración para el transporte de alcohol de contrabando, secuestro, asesinato y, posiblemente, trata de blancas. No será necesario que les explique con detalle las viles y repugnantes prácticas a las que se abandonan algunos de esos criminales y asesinos, según nuestras investigaciones. Aunque el cálculo es inexacto, suponemos que al menos la mitad de los habitantes de esa ciudad están implicados en una conspiración criminal, y que en ella llegan a participar incluso las más poderosas familias de la ciudad...

Drew calla de nuevo. El silencio del momento es una losa que amenaza con aplastar a Gloria, Angelica, Alan y Wingate.

This entry was posted on jueves, 21 de septiembre de 2006 at 12:54 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

1 comentarios (¡Comenta, maldito!)

Wingate Peaslee  

...de un modo un tanto pensativo:

"Nosotros apenas hemos salvado nuestro cuello, por los pelos no nos linchan allí..."

"¿Por qué nos cuenta todo esto?. Nosotros, unos pobres ciudadanos, tuvimos la mala fortuna de acercarnos a ese nido de víboras."

"Y, gustosos le contaremos todo cuanto sabemos, pero, más allá de eso, no veo como podemos ser de utilidad."

21 septiembre, 2006

Publicar un comentario