El Juramento  

Posted by El Vengador Tóxico in

La Caida de Innsmouth

Tras el comentario de Wingate, el agente Drew posa su dura mirada en el joven.

- Mr. Peaslee, créame: son ustedes de mucha utilidad, y no les habríamos hecho llamar si no considerásemos su ayuda vital para el éxito de esta misión, pero antes de entrar en detalles...

Drew calla de nuevo. Se aproxima más a su escritorio, encorvándose hacia los investigadores como quien va a revelar un secreto. Cuando vuelve a hablar, su voz es firme y severa.

- Hay algo que deben entender todos ustedes. Una acción policial de esta magnitud debe realizarse con la máxima discreción. No sólo para evitar alertar a los criminales de Innsmouth, sino también porque hay quien podría ver nuestra misión como una violación de los Derechos Constitucionales. Jamás ha llegado a declararse la ley marcial federal en toda una ciudad, pero el gobierno estima que no queda otra alternativa.

Drew rebusca en un cajón de su escritorio. Mientras tanto, Ryan permanece tieso como una estatua a sus espaldas. En algún momento de la charla, la sonrisa de Mackey parece haberse desvanecido, y ahora, desde su posición apoyado en el canto de la mesa, observa a los investigadores con expresión solemne.

El agente Drew encuentra unos documentos y los planta en la mesa frente a los investigadores.

- Antes de seguir hablando debo pedirles que firmen estos documentos. Son Juramentos de Secreto, y les obligan a no revelar jamás ninguno de los acontecimientos que presencien o en los que tomen parte durante los próximos días. Si lo desean, son libres de no firmarlos. En ese caso, serán escoltados a unos alojamientos en el sótano de este edificio. Según la ley, podemos retenerles durante setenta y dos horas sin presentar cargos ni llevar a cabo una detención oficial.

Ante las sorprendidas miradas de los cuatro amigos, Drew dice:

- No es nuestra intención molestarles, pero dado el carácter de esta operación es esencial que mantengamos la seguridad y el secreto. Si deciden no firmar, se tendrán en cuenta todas sus necesidades y se hará todo lo posible para que se sientan cómodos. Ahora, la decisión es suya.

This entry was posted on jueves, 21 de septiembre de 2006 at 23:23 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comentarios (¡Comenta, maldito!)

Publicar un comentario